miércoles, 18 de mayo de 2011

PARTIDO ESCUELA RANGERS (Valencia) - CLUB BAMESAD (Vinaròs)

Partido de Baloncesto en Silla de Ruedas

IMÁGENES:

Antes del viaje:
                           





 Los preparativos:







En el autobús: Los jugadores







 En el pabellón de la Malvarrosa:

 Calentamiento:




 EL PARTIDO:





























 Familiares y entrenador con ex alumna:

lunes, 16 de mayo de 2011

Extraordinario partido en silla de ruedas















 


















 











 ESCUELA RANGERS 18 BAMESAD MAESTRAT 46

  Rafael Mingo

Cada día estos jugadores me dan más energías para seguir luchando por ellos y por la discapacidad. No hablo solo de los míos, hablo de todos ellos en general. El sábado 14 de mayo, el equipo de baloncesto en silla se desplazó a Valencia, a La Malvarrosa, para jugar un partido con los de Escuela Rangers. Ambos equipos demostraron que tienen garra y deseos de superación. Lucharon dejándose en la pista hasta la última gota de fuerza que cada uno de ellos tenía. No importa el resultado, me quedo con el inmenso esfuerzo que ambos equipos exhibieron, desde el primer segundo, sobre la pista. Lo dieron todo y además, demostraron que sobre una silla se puede realizar un baloncesto lleno de emoción y cargado de técnica y estrategia. Son todo un ejemplo a seguir. Un público muy correcto siguió el partido animando en todo momento a ambos conjuntos. Los nuestros comenzaron bien el primer periodo, con un marcador muy igualado. En el segundo periodo se diluyeron y anduvieron muy dubitativos, el marcador seguía muy ajustado. Fueron los periodos tercero y cuarto donde el partido alcanzó toda su belleza y donde los jugadores del BAMESAD MAESTRAT pusieron toda la garra y también la técnica y la estrategia que les llevó a lograr un resultado muy favorable. Destacar la gran deportividad demostrada por ambos equipos y muy especialmente por los de Escuela Rangers, jugadores que en todo momento mostraron una actitud educada y de juego limpio, a pesar del resultado adverso para ellos. Nos felicitaron y reconocieron nuestra victoria. Lo mejor de todo es que se divirtieron y ambos conjuntos demostraron que el baloncesto en silla de ruedas es un gran espectáculo. Seguimos creciendo como equipo, pero tengamos las ruedas bien ancladas en la tierra: aún tenemos mucho que aprender y que mejorar. Estamos en el buen camino. Enhorabuena a todos, también a los jugadores de Escuela Rangers.