lunes, 21 de diciembre de 2015

DISCAPACIDAD Y FAMILIA


Rafael Mingo


Las familias con algún miembro con discapacidad en su seno llevan, por lo general, una trayectoria de sostén y reivindicación, entrega, sacrificio, apoyo y constancia a favor de sus familiares con cualidades distintas, para que sus vidas tengan unas condiciones mínimas de dignidad.        


La experiencia adquirida al lado de padres y madres con estos chicos me dice que estas familias, aún en tiempo de crisis como es el actual, son el soporte y el salvavidas de todos sus miembros, especialmente de aquellos  con cualidades distintas. Las familias han velado por sus familiares con un compromiso fuerte decididos a mejorar la calidad de vida de los mismos, siempre pendientes del día a día y así todo sea lo más “normalizado” posible. Todo ello a costa de un enorme sacrificio y una dedicación plena.


Todos hemos oído decir que las personas, cuando tienen hijos, se vuelven ególatras porque en sus hijos ven, y tratan de obtener, las cosas que ellos no pudieron lograr. ¿Qué ocurre cuando el hijo nace con una discapacidad? En principio suele sobrevenir una frustración, pero gradualmente, estos padres aprenden rápidamente a soñar sueños nuevos e iguales de dignos y motivadores.


La sociedad ¿piensa en estos padres dedicados y volcados en sus hijos las veinticuatros horas del día? Ellos luchan por el desarrollo de todas las capacidades de su hijo diferente ¿quién se preocupa de la familia? Ellos no son discapacitados y necesitan realizarse como personas, cuidar a sus otros hijos, amistades, relaciones, tener sus momentos de asueto, descansar, en definitiva, necesitan vivir y sentirse seres humanos. Todo ello aún sabiendo que muchos de ellos no consideran un sacrificio el cuidado permanente de su hijo con discapacidad, más bien, es una oportunidad de renacer como ser humano y ser feliz. He escuchado a padres con hijos diferentes y especiales esta frase que refuerza lo que digo: es lo mejor que ha sucedido en mi vida (madre de una hija con síndrome de Down). Así, muchos casos iguales.


Todo se reduce al axioma bíblico de “no hagas a los demás lo que no te gustaría que te hiciesen a ti”. Y al revés: haz a los demás lo que te gustaría que te hiciesen a ti. Es importante entender que las personas que son diferentes siguen siendo personas: hay que tratarlas con amabilidad y respeto. No hay que hacer como si la “diferencia” no existiese, pero tampoco debemos estar pensando siempre en ella. Por supuesto los “distintos” lo son a su propia manera. Cada uno tiene sus propias particularidades y no puede generalizarse. Sus padres también son diferentes, son sencillamente maravillosos y entregados a una tarea que muy pocos valoran. Son admirables y también representan el equilibrio en una sociedad hedonista, preocupada de sí misma, donde el otro no importa y menos si es dis-CAPACITADO.


Homenaje a los abuelos, no solamente a los abuelos con nietos normalizados, muy especialmente a esos abuelos que, a pesar de tener en muchos casos una edad avanzada, son una parte importante en la educación y el desarrollo personal de sus nietos con algún tipo de discapacidad. Ellos se encargan de llevarlos a las instalaciones deportivas para realizar sus entrenamientos, al colegio, al médico, al terapeuta, les atendéis en todo aquello que necesitan y aumentáis, con vuestra plena dedicación, su autoestima. Sois el consuelo y la herramienta del ánimo y tranquilidad para todos ellos. Y además, posibilitáis que los padres puedan descansar y no tengan que renunciar a su vida laboral.


Voy a poner fin a este artículo diciendo que los padres con hijos con algún tipo de necesidad especial, no ven en ellos una discapacidad, ven al ser querido y al que aman, para ellos las personas más preciosas y maravillosas, doy fe de ello por el trato que tengo con estos padres.


A la sociedad en general decirle que tenga en cuenta que una persona es  persona antes que nada, y detrás de la aparente diferencia, existe un mundo limitado de capacidades por descubrir. Descúbrelo y tendrás la oportunidad de aprender que es un mundo maravilloso, una escuela donde puedes adquirir el titulo más preciado: el del amor y el cariño de la diferencia. 

DIORAMAS BELENISTAS. VINARÒS.

Rafael Mingo
IMÁGENES

domingo, 13 de diciembre de 2015

JORNADA DEPORTE ADAPTADO, CONCIENCIACIÓN Y BARRERAS EN EL IES CRISTÒFOL DESPUIG EN TORTOSA (TARRAGONA)



Rafael Mingo

COCEMFE MAESTRAT se ha desplazado a la ciudad de Tortosa para impartir una nueva Jornada con alumnos de 4º de ESO en el IES Cristòfor Despuig, centro que lleva el nombre de un gran escritor y humanista del siglo XVI, nacido en Tortosa.


Como siempre, se realizó una charla en la que se impartieron los conocimientos básicos sobre los deportes de baloncesto en silla, boccia y goalball y se insistió en lo importante que es el deporte para las personas con algún tipo de dis-CAPACIDAD, sin dejar de lado aquellos aspectos que también interesan y mucho a esta juventud: concienciación y barreras.


Desde el primer minuto, el alumnado se implicó de manera importante en la actividad, aunque de forma desigual, es decir, hubo alumnos, pocos, que no se tomaron muy en serio la jornada, la cual transcurrió muy positivamente, gracias a la labor de los voluntarios que allí se desplazaron.


El Director del centro, D. José Ramón Subirats, una vez más, hizo la presentación de la Jornada destacando la labor de COCEMFE MAESTRAT,   subrayando la calidad que poseen las personas con dis-CAPACIDAD, poniendo como ejemplo a los deportistas de la Asociación. Le felicitamos por el interés que muestra por estas Jornadas que, como él mismo dice, son muy importantes para el alumnado.


El profesor de Educación Física, junto a otros profesores  del centro, acompañaron a lo largo de la mañana a sus alumnos, siendo una buena ayuda para los monitores encargados de la actividad.


Decir que estas Jornadas juegan un papel muy importante para el logro de la integración e inclusión del colectivo y todo ello a través de la concienciación y el deporte adaptado, herramienta ésta fundamental para la mejora física y psicológica, especialmente en un aspecto tan básico como la autoestima.


La práctica deportiva, ya nadie lo duda, es un importante factor de normalización que, además, ayuda en la rehabilitación, promueve la independencia y otorga seguridad. Por todo ello, COCEMFE MAESTRAT, insiste y continuará con estas Jornadas con los más jóvenes. 


Hubo en esta ocasión una sorpresa curiosa: la Consellera de Enseñanza de Cataluña estaba ese día en el centro y fue invitada a participar en la actividad. Realizó Boccia y posteriormente practicó baloncesto en silla, gesto que agradeció el Presidente de la Asociación, D. Ramón Meseguer.


Todos deseamos que estos alumnos cambien sus hábitos con respecto a la dis-CAPACIDAD y propaguen los conocimientos aprendidos entre sus amigos y familiares, será una buena manera de avanzar hacia los objetivos del colectivo. 
       

sábado, 12 de diciembre de 2015

VOLUNTARIADO, UNA FORMA DE VIDA



Rafael Mingo



Ser voluntario es mucho más que poder participar en un proyecto, asociación o cualquier otra actividad. Es algo que “te da vida”, permite formarte a nivel personal  y te aporta millones de cosas, todas ellas van a influir en tu forma de ser y de actuar.


Es una experiencia única…, se aprende de todos e incluso de ti mismo para mejorar aspectos desconocidos de uno mismo y te da la oportunidad de contribuir a formar una sociedad mejor, te realiza como persona, transformándote en alguien mejor.


El voluntariado es defensor de la dignidad de las personas. La acción voluntaria es una acción «en, desde, con y por» la dignidad  de  las  personas. 
 

La experiencia te dice que realizar una tarea de voluntariado te desarma, te desviste de orgullo, te baja los pies al suelo. Y resulta que, esa labor desinteresada para ayudar a otros, acaba siendo la mejor ayuda para uno mismo. El voluntariado es siempre emocionante y enriquecedor. Los momentos empleados se vuelven imprescindibles en la vida del que lo ejerce.


Ser voluntario, en cualquier proyecto, es algo muy importante; poder ayudar a la sociedad de una forma altruista, sensible, y dárselo a las nuevas generaciones que llevarán el país es algo fundamental para ellos. Significa que aportan algo más a las personas que atienden, a la sociedad, algo que no se ve, pero están convencidos de que algunos, en un futuro, lo valoraran.


El voluntario siempre estará al lado de los débiles, defendiendo sus derechos para que no sean vulnerados ni violentados y encuentren la dignidad que buscan y por la que luchan.


El voluntario, en España, a ojos de la masa, de la sociedad, es algo que aún no se valora. Ignoro si es por un asunto económico o cultural pero opino que la sociedad no le da importancia a un voluntario. He tenido la suerte de conocer a muchos voluntarios en España pero ha sido porque me he movido en esos círculos. Fuera de ese entorno es complicadísimo hacer entender que tienes “vocación de voluntario”. 

La sociedad vive en una burbuja de individualismo, materialismo y egocentrismo; los que necesitan y reciben ayuda no se dan cuenta de que pueden aportar mucho a los demás, en todos los niveles. Todos, además de recibir, podemos y debemos dar. 

Mientras sigamos errando como individuos, seguiremos fallando como sociedad y estaremos viendo una perspectiva equivocada de la vida. Por suerte, hay muchas personas que logran ver la óptica adecuada de esto que cuento, y contactar, hablar y entablar amistad con personas con la misma idea, refuerza la idea de ser voluntario.


El voluntariado lucha con ilusión por reparar situaciones difíciles, por ayudar a otros a encontrar nuevas oportunidades que garanticen una vida digna, ilusión por buscar justicia para todos, por llevar felicidad a otros y al mismo tiempo encontrar la suya, es el motor que permite avanzar a una entidad formada en su totalidad por voluntarios.


Somos personas de acción y reacción, de andares y sendas, siempre en búsqueda y auxilio. Nos necesitamos unos a otros: un equipo de socorro traslada en su coche a un niño al hospital. Una familia, en la que ninguno de sus miembros trabaja, puede comer caliente gracias a la solidaridad de la gente de su barrio. Una mujer, maltratada por su compañero, ha quedado a salvo, refugiándose en el piso de una vecina. Son acontecimientos tremendos que se repiten por todo el mundo. Ninguno está totalmente a salvo. Detrás de cada una de estas situaciones existen muchos voluntarios que ofrecen su tiempo, su formación y sus recursos a las personas que más lo necesitan. Cuando bebas agua, dice un proverbio chino que recordemos la fuente. Es el viejo dicho: "de bien nacidos es ser agradecidos".


Evidentemente, el voluntariado se sustenta en los valores humanos, en la solidaridad más profunda, y en la confianza entre las personas, transcendiendo cualquier frente o frontera cultural, lingüística, religiosa o geográfica. En este sentido, la misma Carta de las Naciones Unidas, al iniciarse con las palabras "nosotros los pueblos", nos recuerda que idear soluciones para los problemas mundiales no es tarea sólo de los gobiernos, sino también de la ciudadanía en particular, de las comunidades y la sociedad civil en su globalidad.


Decir que el voluntariado constituye un vehículo sumamente necesario que permite que la población participe en la vida de sus sociedades, muy en especial aquellos grupos vulnerables y marginados, así como las personas de edad o los dis-CAPACITADOS. De este modo, frente a la desesperanza que hoy día impera en el mundo, se contrapone el amor de multitud de voluntarios, dispuestos a dejarse lo mejor de sí en favor del otro, y que se manifiesta como cultivo de esperanza, a través de una implicación seria y responsable.


No olvidemos que nunca será tarde para buscar un mundo mejor,  renovado, si en el empeño ponemos coraje y esperanza, o lo que es lo mismo, fortaleza y voluntariado.


¿Te apuntas? La Asociación de Personas con Discapacidad COCEMFE MAESTRAT, y cualquier otra asociación, te esperan. Da un paso al frente, vale la pena.